Tener, Hacer, Ser….


«El aficionado de hoy lo es únicamente durante el tiempo que está en el tendido»

Juan Belmonte, 1935

Consideremos por un momento que tanto en la vida como en la afición a los toros están presentes estas tres acciones o niveles: TENER. HACER y SER. Con frecuencia ese es el orden en el que nos desenvolvemos, en el que llevamos el día a día y claro está, somos aficionados, sobretodo aquellos quienes recientemente inician con la afición al toro:

En la vida en muchas ocasiones tenemos este enfoque: Tratamos de TENER más cosas, o más dinero para poder HACER todo lo que queremos y finalmente poder SER  felices.

¿Por qué no atrevernos a cambiar esto? SEAMOS lo que en realidad somos y tomemos conciencia de dónde estamos, HAGAMOS lo que tengamos qué hacer para trascender, preparémonos para alcanzar nuestras metas y objetivos para poder TENER lo que deseamos, ya sea salud, éxito, dinero, etc.

¿También este orden se da en la afición a los toros? Sí, en algunos casos esto es lo que ocurre:

TENER

Aficionados: Tener una «gran afición»,  considerar que todo se sabe  por el simple hecho de calificarse de taurino, de ir a la Plaza de Toros «en los buenos carteles» en «los que valen la pena» y en automático colgar las fotos en internet para dejar constancia de no sólo la asistencia sino presumir de ella y no por el fondo estrictamente taurino, sino social y poder decir: «Yo estuve ahí». Medios: ¡Qué valor más grande que el poder de la comunicación masiva! Lástima que algunos lo desaprovechen y a veces no consignen los hechos con honestidad y apegados a la verdad.

HACER

Aficionados: Hacer en el estricto sentido algún movimiento o actividad; si el HACER va después del TENER, difícilmente será de utilidad y abonará en un mejor aficionado porque la base, el cimiento es endeble. Entonces es cuando se critica lo superfluo en cuanto a lo taurino y se quiere dictar qué debe hacer (¡no sólo en el ruedo, sino en su vida privada!)  o cómo debe vestir un torero, por ejemplo. Medios: Hacen (no todos, por fortuna) creer a los nuevos aficionados historias alejadas de la realidad, dan coba y sesgan de manera favorable las crónicas hacia los «toreros de casa»,  desperdician el ya de por sí poco espacio en televisión con asuntos intrascendentes taurinamente hablando, se «venden» al poder de las empresas y coadyuvan a engrandecer lo que debería ser rechazado por dañar a la fiesta, dejan de ser cronistas para intentar imponer criterios y dictar cátedra de faenas inexistentes….

SER

Aficionados: Ser reconocidos como Taurinos….. Medios: Ser difusores de la fiesta, y de aquellos que la conforman. Pocos medios permiten la interacción real con el aficionado, la gran mayoría se limita a informar y a breves entrevistas con los matadores, ganaderos o empresarios. ¿Y el resto de los que intervienen en los festejos taurinos?

Nuevamente, ¿por qué no lo planteamos al revés? Primero SER, después HACER  para poder TENER:  Seamos AFICIONADOS y no asistentes, HAGAMOS el esfuerzo para ser una afición enterada, asesorada, instruida, conocedora para poder TENER una Fiesta Brava con la categoría que merece, que perdure y trascienda.

SER orgullosos aficionados y serlo siempre, dentro y fuera de la plaza, y sin temor a ser señalados de alguna forma. Es curioso leer cómo algunos temen ser objeto de unfollow por parte de sus seguidores en Twitter por escribir de su afición o pasión por la Fiesta Brava, ser taurino es un placer y un orgullo, tanto como ser de la nacionalidad que seamos, mexicanos, españoles, colombianos, venezolanos, etc. ¿Acaso decimos con temor nuestro nombre, nuestra nacionalidad? ¡NO! Con orgullo entonces digamos y defendamos ante quien sea y dónde sea nuestra afición y respeto por la Fiesta Brava! En cuanto a los medios de comunicación, ¿por qué no ser  más interactivos con la afición aprovechando la tecnología? ¿Por qué no ser más instruidos aquellos que detrás de un micrófono o una pluma hablan o escriben del toro, de su cultura y del arte?

HACER un esfuerzo por prepararnos, por aprender y hacerlo acercándonos a quienes de verdad conozcan de toros, a la bibliografía taurina, al VER TOROS, no a ir a la plaza únicamente en los buenos carteles, a escuchar, ver y leer en los medios de toros, a exigir a quienes transmitan su preparación y la verdad cuando lo que vemos en TV no corresponda a la realidad, o a la prensa escrita cuando no consignen con verdad o a quienes detrás de un micrófono justifiquen lo que no tiene justificación, cuando se tenga interés personal en difundir o engrandecer  lo que no tiene cabida en el toro. Hacer valer el poder del aficionado que asiste a la plaza en ver TOROS y no novillos….. en fin, tenemos mucho por HACER como afición!  Aquellos comunicadores que escriban de toros deberán hacer un esfuerzo por reconquistar la elegancia y el respeto por el idioma, no imagino a Don Joaquín Vidal escribiendo su crónica con faltas de ortografía ni dando coba o faltando a la verdad.

TENER  entonces una Fiesta Brava en la que todos los que participemos: Toreros, Ganaderos, Aficionados y Medios estemos orgullosos de nuestras acciones (individuales y colectivas)  para fortalecerla, consolidarla, difundirla y hasta defenderla de la ignorancia y de la amenaza de su cuestionamiento.

 

Nohemí Miranda

Orgullosa aficionada a la Fiesta Brava

Twitter:  @HagamosAficion