De Añoranza y Oro


¿Qué decirle al hijo de quien como José  Tomás sintió lo mismo que él: «Vivir sin torear, no es vivir»?

«Por mi padre y para mi padre»

Por Nohemí Miranda

De añoranza y oro vistió hoy Diego Silveti en la tarde de su alternativa, 19 días y casi 500 horas después de su última tarde como novillero culminaron hoy en la Plaza de Gijón, donde recibiría de manos del Matador José Tomás y en una ceremonia íntima, sentida y prolongada, cuyas palabras cierta estoy que fueron de reconocimiento y en honor a la memoria del añorado Matador David Silveti, los trastos que le conceden el honor de ser llamado Matador de Toros. ¡Cuánta emoción en el tendido ante tan largo discurso de José Tomás! ¿Qué palabras mediaron entre el Padrino y el ahijado? ¿Qué significó para José Tomás el hablarle con el corazón y la verdad al hijo de quien como el mismo José Tomás tuvo la necesidad inmensa de torear para vivir? Como Padrino, se tiene la obligación moral de ver por los ahijados al faltar los padres, taurinamente, hoy lo ha hecho José Tomás por Diego Silveti.

Gijón espera, cuenta las horas para ver partir plaza al que regresa, para conocer y saber de la promesa mexicana con historia de dinastía, y de quien hoy compartiría cartel con su ídolo, con quien le motivó el deseo de vestirse de luces…Gijón.

Vestido de Blanco y Oro como corresponde al honor de dejar las filas de novillero, Diego Silveti ha hecho el brindis más sentido de su vida, a la memoria de su padre y el corazón dando un beso a la montera, como si de un milagro se tratara y su padre ausente escuchara el brindis y recibiera el beso… de ahí en adelante ha creado una faena con inteligencia y emoción, con valor y con las zapatillas muy firmes, muy seguras al albero, un cambio de mano por la espalda de gran factura, series de naturales que invitan a mejorar el temple, a no olvidar que jamás, ni en las banderillas de otro matador hay que perderle la cara al toro, variedad creativa en la muleta que atrapa a la afición y provoca en el tendido gritos de «¡Ahí hay un torero, sí señor!» pero más allá de eso, la firme convicción del Matador Diego Silveti de querer ser, de pelearle las palmas a cualquier matador, y de hacerlo además, con la alegría que da el disfrutar lo que se hace en el ruedo.

Ceremonia y faena de alternativa del Matador Diego Silveti, 12 de Agosto, Gijón, Asturias, España.

Ver al Matador José Tomás es todo menos intrascendente. Hay quienes afirman que no ha llegado a lo que era antes de Navegante, que le falta mucho, que  si se retirará tras una temporada corta, que quizá esta o la siguiente tarde será la última, que es un riesgo compar boletos por adelantado para verlo, que no está para «competir» y …. mil cosas más: Pero es el José Tomás que hay, que sigue teniendo detalles de exquisita pureza y comunión con el tendido, que ahora se da el lujo de abrir el compás y hacer que uno se levante del asiento, de pensar que ahí donde se ha parado no lo moverá nadie y no enmendará el terreno, ese es el José Tomás que tarde a tarde se ha sentido más asentado pero con soltura, más firme pero más emotivo, más José Tomás.  Ese es el José Tomás que personalmente quiero ver, porque no necesita ni ser como era antes, ni competir con nadie ni por nada, porque él sabe lo que tiene dentro, en el alma, corazón y el arte que por esas muñecas y cintura rotas destila y nos regala en naturales imborrables de tandas infinitas que por un momento me hicieron olvidar la embestida del toro español, impensable dar 7 ú 8 en una tanda… pero ocurrieron y ahí quedrán. Muñeca templada, menos enganchones, más sentimiento, se nota la confianza adquirida por el diestro en estas tardes que hacen albergar la esperanza, la firme esperanza de tardes de triunfo, no por lo que digan los detractores o seguidores, sino por él mismo.

Adornados siempre los morrillos con los colores del lábaro patrio, hoy en perfecta armonía con el vestido del matador de Verde Bandera, faja y corbatín en rojo y el blanco pureza de la camisa y toreo. México vivo y presente en el regreso y creo yo que en adelante siempre, del Matador José Tomás.

Admiración y reconocimiento al sitio que pisa el Matador Alejandro Talavante, quien hoy ha puesto en el ruedo valor y arte en su toreo. Tauromaquia la suya con sello propio, rompiendo y vaciando por alto y por entero el sentimiento que destila cuando corre la mano. Al tú por tú con quien sea. Detalle de arrojar la muleta al sentir el goce de una temperamental y artística serie que ahí queda y da la pauta para girar la llave que abre la puerta grande de Gijón. Las palabras sobran, las imágenes permanecen:

Matador Alejandro Talavante, sitio y valor sereno.

Orgullo y honor al ver  al Matador Diego Silveti dar la vuelta al ruedo con el capote de paseo de su padre, con un sarape de Saltillo al hombro y con la bandera mexicana en el brazo izquierdo…. nos faltó el sombrero charro, el mariachi y el gallo… aunque eso siempre va en el alma de un mexicano, pise la tierra que pise. ¡Que viva México y la Fiesta Brava!

Gijón, España, 12 de Agosto de 2011

Feria de Begoña

Twitter: @HagamosAficion